cave-1566205_960_720.jpg

ENLACE RESULTADOS DEL CONCURSO DE MICROCUENTO.ES

 

RENACIMIENTO

Aroha cumplió los catorce y, como marcaba la tradición escrita con la sangre de los antiguos dioses, tendría que acudir a la cueva de los primigenios a solicitar ayuda. La madre de las madres le estaría esperando en su receptáculo, útero y origen de vida. Llegó a la entrada de la gruta, se desvistió, vertió una botella de agua en el suelo y con el barro resultante se embadurnó el cuerpo para ahuyentar a los malos espíritus. Accedió… Muchas niñas habían entrado en aquella negrura y nunca regresaron. Finalmente encontró a la anciana, yacente junto a una pequeña laguna cristalina y resplandeciente.

— Joven niña, ¿qué aflige a tu pueblo esta vez?

— Venerable madre de las madres, mi pueblo está enfermo y no sabemos la razón.

— Joven niña, tu pueblo ha dejado de crecer, ya no conversa en los días de verano mientras los pastos se adormecen, ya no mira en el corazón del poeta, ya no recita los antiguos cuentos legendarios. Ahora son esos aparatos electrónicos los que absorben vuestra mente. Mientras sigáis torciendo el cuello hacia abajo y no lo alcéis para mirar a las estrellas, tu pueblo se marchitará.

— Venerable madre de las madres, ¿qué puedo hacer entonces?

La anciana la invitó a mirar en la brillante laguna. Esta vio su cuerpo desnudo que entró en la cueva como niña y que saldría como mujer. Era ELLA, la elegida, la que haría que volvieran a mirar a las estrellas. Su nombre marcaría su destino como un espejo…

AROHA – AHORA