LA PROLE DEL AVERNO.
Cada noche me visitan mis amigos del armario. Genuflexos en el lateral de la cama esperan a que les acaricie. Después, vuelven a su cubículo y limpio el rastro de pisadas antes de que mamá despierte. Esta noche unas huellas de carnero han quemado el parqué… Esas no podré eliminarlas.

war-953246_960_720